viernes, 28 de noviembre de 2008

Arquitectura destruida y en peligro.



La especulación avanza imparable en nuestra ciudad, el primero de los ejemplos ya ha pasado a mejor vida, corrió la misma suerte que su edificio contiguo, sendos incendios sumamente sospechosos acabaron por su declaración en ruina y fueron derribados. Pueden observar el solar resultante tras la desaparición de este edificio.
El denominado "Hoyo de Esparteros" responde a que en este lugar se asentaron los artesanos de este oficio durante el siglo XIX. La plaza de planta triangular estaba rodeada por edificios de los siglos XVIII y XIX, muchos de los cuales ya no existen. La esquina de la imagen corresponde al edificio nº 1 de la plaza, con unos curiosos balcones corridos, obra de Jerónimo Cuervo (el mismo arquitecto de las Casas de Campo en la plaza de la Merced). Estas soluciones curvas en las esquinas de edificios son bastante usuales en la Málaga decimonónica, aunque este ejemplo tenga sus días contados, el muy "excelentísimo" ayuntamiento pretende destruir todo el espacio y levantar un mamotreto del tipo hotel NH del otro lado del río, eso sí con la firma del ilustre Moneo. Me pregunto yo si para tener edificios de arquitectos de prestigio ha de ser a costa de destruir lo poco que nos queda y de desvirtuar un entorno tan hermoso como lo era este, por lo pronto la visión panorámica del centro de Málaga desde el otro lado del Guadalmedina cada vez se hace más difícil.

2 comentarios:

El Kairos dijo...

Es evidente que el beneficio económico que puede aportar un hotel en aquella zona para el "Excelentísimo" (ese título se le da por ser municipio de "Gran Población")puede ser mayor que el de mantener las estructuras,y a raiz de ello decir que la arqueología es tristemente un gran estorbo para el boom inmobiliario, aun asi y lo más curioso es que el consistorio se ha comprometido a recuperar y restaurar testimonios, incluso fuera de los límites del centro histórico, eesperemos que así sea.
Saludos

aimaro dijo...

Desgraciadamente hay mucho catetismo en esta ciudad y se piensa sólo en crear puestos de trabajo a golpe de turismo. Pero ya puestos, ¿por qué no hacer un hotel de época restaurando el entorno al estilo decimonónico? ¿no vendería más llegar a un hotel a la antigua usanza. Eso sería más atractivo que otra mole corriente de cemento, por mucho que la firme Moneo.