jueves, 19 de abril de 2012

Graves desperfectos en la antigua fuente de la Alameda de Capuchinos




Imagenes de principios y años 60 del siglo XX.

Esta semana hemos conocido que una de las fuentes más señeras de la ciudad ha sufrido una gravísima alteración la cual ha supuesto la pérdida de la mitad de la taza superior de la misma.

A estas alturas no sabemos si ello se ha debido a un brutal acto vandálico (en cuyo caso es imprescindible perseguir a los responsables) o si bien han sido las décadas del más absoluto abandono las causantes de tan lamentable situación.

Para conocer su origen habría que remontarse a la llegada a Málaga de las aguas del Acueducto de San Telmo, a finales del siglo XVIII, momento en que se construyeron algunas fuentes destinadas tanto al uso como al ornato público, ésta al igual que la situada en la plaza del Obispo, corresponde a este momento. Sin embargo su ubicación no coincide con el lugar que ocupó originalmente; hacia 1790 se instaló en la plaza de la Victoria hasta que en 1878 el ayuntamiento la trasladó a la Alameda de Capuchinos en su confluencia con la Alameda de Barceló y del Patrocinio, a pocos metros de otra de las principales fuentes relacionadas con el acueducto de San Telmo, la “Fuente Olletas”, obra de Martín Aldehuela que fue sustituida por la actual a mediados del siglo XX. En este lugar ha permanecido durante décadas sin que nunca haya cumplido su verdadera misión, sino que ha estado aislada en medio de un pequeño seto totalmente rodeado por el tráfico rodado.

Tipológicamente se trata de una fuente exenta de mármol rosa veteado; consta de un estanque poligonal (cuyo diseño es muy cercano al de la fuente del Centro Cívico) del que parte un pilón central el cual a su vez sustenta la taza principal de la obra. Originariamente y al menos hasta las primeras décadas del siglo XX se remataba por una piña central hoy desaparecida. En la taza superior destacan los cuatro mascarones felinos a modo de caños.


Es verdaderamente escandaloso que a la vista del estado de la fuente aún no se hayan adoptado medidas para su restitución por parte de especialistas acreditados. A la espera de que desde el ayuntamiento se dignen a intervenir sobre ella, esta fuente languidece al igual que lo hace la cercana del “Tempus Fugit” en la plaza del Patrocinio, la cual lleva años desempeñando la función de cubo de basuras.

2 comentarios:

Carmen Rosa dijo...

Buenos dias, ante todo debo felicitarle por la ardua labor que está realizando con su estupendo blog.
Intento humildemente poner "mi granito de arena" a través de "Mi cocina" en recordar nuestra Málaga querida, que no se pierdan sus costumbres, su historia....
Me quedo como seguidora de su buen hacer malagueño.

mari carmen bueno dijo...

Hola, otro patrimonio de Málaga destrozado, abandonado y ninguneado por nuestro ayuntamiento.
Cada vez que veo algo de esto me indigno, pero se que por más que patalee al Ayuntamiento de Málaga no le duele nuestra ciudad como a nosotros. Vándalos y cafres hay en todas partes, pero todas las ciudades se preocupan de cuidar y restaurar su patrimonio. "Salvemos Málaga" te doy todo mi apoyo y aqui estoy para lo que te pueda ayudar.